Un racista en la Casa Blanca

trump-1

“Pase lo que pase, ya hemos perdido. La mitad de nuestro país ha votado por la supremacía blanca, el acoso sexual y demás. El Ku Klux Klan está feliz. Deberíamos estar tristes”.

Este tuit -escrito durante la jornada electoral por un ciudadano de Brooklyn (@baratunde)– refleja el pensamiento de gran parte del mundo occidental sobre la elección de un racista, misógino y altanero  como presidente de la mayor potencia del mundo que odia a la mitad de su país y ahora intenta reconciliar.

Las consecuencias inmediatas del tsunami americano no se han hecho esperar: la segunda mayor caída de las bolsas tras el Brexit, el colapso de los servicios de inmigración… en Canadá, y  profunda preocupación en las grandes cancillerías internacionales por lo que pueda pasar.

Actuar, en lugar de lamentarse

Con todo, no es hora de lamentarse sino de actuar. Es hora de que los gobiernos occidentales, y Europa en particular, dejen de apelar a la hipócrita salvaguarda de los asuntos internos para preservar intereses empresariales, financieros, económicos, comerciales y hasta militares. Hoy, más que nunca, es tiempo de acallar las voces populistas de la extrema derecha –incluido el jefe del gobierno holandés– que se ha apresurado a jalear el triunfo del odio y la iniquidad, de triste recuerdo en el pasado de nuestro continente.

El populismo, la xenofobia, la misoginia o el odio racial no solo están en las puertas de las fronteras de Europa, han conseguido instalarse también en el mismo despacho oval de la Casa Blanca. El pensamiento y las diatribas lanzadas durante meses de campaña electoral no se pueden borrar de un plumazo, como tampoco se cambia la actitud o las amenazas proferidas –“no acatare el resultado electoral”, “el sistema esta corrupto”, “llevare a Hillary a prisión”- con un simple interruptor o el mando de televisión.

El paisaje después de la batalla

Los rescoldos internos de la batalla electoral americana -que difícilmente se apagaran- no son otros que una sociedad absolutamente dividida, dos formas de vida irreconciliables, rebrote del enfrentamiento racial, primacía de la América profunda y de las pistolas, y el renacer de la hipócrita actitud de unos ciudadanos que odian a los inmigrantes pero se sirven de ellos para que les cuiden a sus hijos, limpien sus calles o les sirvan en los restaurantes y los sitios de ocio.

Están por ver las verdaderas razones del no tan inesperado triunfo de Donald Trump, mas allá del odio al establishment, el descontento con la gestión de la crisis,  el voto protesta contra las instituciones, la inseguridad en las calles o el miedo a los inmigrantes.El cineasta Michael Moore acertó hace meses al enumerar las cinco razones  de su victoria final: el voto de la clase obrera  en Estados como Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin, la fidelidad de los blancos, la impopularidad de la candidata demócrata, el escaso apoyo de los seguidores a Sanders  y el voto anti-sistema.

Todavía es pronto para conocer si el multimillonario presidente construirá el muro prometido y expulsara a los once millones de inmigrantes.

Lo que sí parece seguro -como recuerda el analista Felipe Sahagún- es la bajada de impuestos prometida y el aumento de la enorme deuda nacional, consecuencia de un nuevo rearme con mayores efectivos militares, entre tropas (500.000), buques de guerra y aviones de combate.

El esperpento mediático y las amenazas verbales darán paso ahora a un escenario aun más preocupante tras las dudas sembradas por Trump sobre su política exterior a aplicar –más allá del coqueteo con su ya homologo ruso, el autócrata Putin– la política de alianzas, el multilateralismo, las guerras de Siria e Irak, el cambio climático y la agenda 2030.

Entretanto, es hora de revisar algunos postulados sobre la falacia de la democracia más avanzada del mundo, en la que apenas acude a votar la mitad del electorado, se prima al candidato ganador que en cada estado anula los votos de su rival, se da golpes de pecho con la Biblia pero mata al vecino que pisa su jardín,  o todavía pisotea los derechos de las minorías  con acosos y detenciones de dudosa legalidad.

La decencia de un mandato

A pesar de todo, debemos conceder al nuevo presidente de EE.UU. el derecho a la decencia que ha negado a sus rivales para constatar si al final de su mandato deja de alinearse con los peores mandatarios que abochornaron a su país:

Andrew Johnson, el presidente mas racista y el primero en ser acusado de violar la ley, -por la remoción de funcionarios sin aval del Congreso- empeñado en preservar el sur como el ‘país del hombre blanco’; John Tyler, tras extender la esclavitud en los estados confederados; Ronald Reagan por apoyar Saddam Husein en la guerra de Irak y  rearmar a los yihadistas que establecieron el régimen talibán en Afganistán,  o George W. Bush por su política neoconservadora radical y el rediseño de la geopolítica exterior que lejos de beneficiar a Estados Unidos genero un conflicto mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s