Como ganar la guerra sin disparar

onu iputin-trump

El pasado siglo XX las guerras se ganaban disparando misiles o disuadiendo con armamento nuclear. Las mayores potencias de la humanidad hubieron de resolver no pocos conflictos armados hasta los dientes y, aun así, tuvieron su propio Waterloo. Estados Unidos en Vietnam y la Unión Soviética en Afganistán. Ambas superpotencias enseñoreaban sus arsenales como si fueran atributos propios, hasta que fingieron su destrucción.

Ni misiles, ni bombas

En lo que va de siglo XXI, la Rusia de Putin no ha tenido que utilizar ni balas, ni bombas, ni misiles, ni siquiera gas mostaza para humillar a occidente. Y sobre todo, a su eterno rival. Le ha bastado ganar la partida diplomática y geopolítica en el terreno que más le duele a la patria de las estrellas, el espionaje y los ciberataques en la red.

El depauperado impero caucásico, liderado hoy con mano de hierro por el mayor autócrata del orbe, ha conseguido poner en jaque incluso a la vetusta Europa, a la que ha metido el miedo en el cuerpo y no sabe cómo defenderse.

Es cierto que la delicada y bochornosa realidad que vive occidente no se hubiera agravado de no emerger Donald Trump, el mayor ejemplo de populismo en la primera potencia del mundo a quien la mitad de su propio pueblo odia y sus servicios de inteligencia le niegan ahora información. Con tan solo un mes de mandato, cada vez son mayores los ejemplos de su peligrosa incompetencia y las pruebas (mejor que el anglicismo evidencia) de haberse entregado al enemigo cual caballo de Troya para ganar las elecciones.

Aunque todavía es pronto para elucubrar, el empresario de Nueva York comienza a estar bajo la sombra del impeachment  o procesamiento por el que fueron juzgados dos presidentes americanos –Andrew Johnson y Bill Clinton-, aunque absueltos y forzó la dimisión de  Richard Nixon para evitar el proceso de destitución.

 Peligroso culebrón

Los servicios de inteligencia –CIA, NSA- a los que Trump pretende depurar ahora colocando en su cúpula a otro multimillonario de confianza –Stephen A. Feinberg-acaban de ratificar el ciberespionaje de las pasadas las elecciones, concluyendo que el Kremlin espió y maniobró para denigrar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, y favorecer la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Las llamadas entre Michael Flynn, el dimitido consejero de seguridad nacional, y el embajador ruso en Washington no se habrían conocido de no haber sido grabadas de manera rutinaria, constatando los presuntos contactos entre el equipo de Trump y los espías rusos al servicio del mandatario del Kremlin y ex agende del KGB.

 Internet ¿arma de destrucción masiva?

Se acabaron las partidas de ajedrez ganadas a tablero abierto. Las cloacas de la red de redes universal ya permiten inocular venenos para destruir a enemigos internos (Litvinenko) o foráneos (EE.UU), posibilitando la destrucción de personas, empresas y hasta Estados. Basta utilizar el submundo de Internet  con minúsculos ejércitos  de algoritmos para pulverizar al enemigo.

El experto Jesús Abraham Fernández se preguntaba recientemente si estos elementos capaces de guiar los buscadores y sistemas de navegación son realmente las nuevas armas de construcción masiva. Su teoría es que esta secuencia de instrucciones computacionales para solucionar problemas ha servido también para impulsar los populismos, el brexit  y las maldades de Putin y Trump.

Lo que se conoce como el Big Data sirve no solo para crear campañas comerciales o conocer los gustos de los consumidores, también para encontrar tendencias ideológicas en diversos estratos sociales y preparar campañas de información… o intoxicación a nivel planetario..

Una vez más, el espionaje ruso ha tomado la delantera a lo que queda de occidente. Tan solo le ha bastado utilizar su propia revolución informática y sus redes o cañerías –Google, Facebook, Twitter, Netflix, Instagran…- para ganar varias batallas sin derramar una sola gota de sangre.

Bastante muertos  o encarcelados ha ido dejando atrás el inquilino del Kremlin junto a la periodista Politkóvskaya, el ex espía Litvinenko, los magnates BerezovskyJodorkovski, el abogado Magnitsky, las punkies Pussy Riot o el bloguero anticorrupción Alexéi Navalni, muchos de los cuales no lo pueden contar.

La gran pregunta es si después de estos daños directos y colaterales, entre todos permitiremos que gane la guerra.

Anuncios